14 marzo 2007

17:40 hrs

Leonor nació hace casi 5 horas atrás. Fueron 3 kilos 200 gramos de humanidad y llanto. 47 centímetros de largo: pequeña, más pequeña que sus hermanas, porque Antonia midió 50 cuando llegó y Rocío 52 largos centímetros.

Leonor, una muchacha blanquecina por la capa cebácea que protegía aún su piel rosada. Grandes orejas y una insinuada cabellera algo clara: tiene definitivamente los rasgos de mi padre.

Leonor nació a las 17:40 hrs de hoy 14 de marzo de 2007. Y la tarde se transformó en miedo y alegría, en desesperación y agradecimiento, en ese dios esquivo la mayor parte del tiempo, en esa paz que no se queda.

Leonor tuvo la paz cuando su madre la olió y le lloró de alegría sobre sus mejillas mientras la suturaban bajo el ombligo como si eso sucediera en otra parte del planeta.

Leonor tuvo la sorpresa cuando su padre le hablaba en el apego que ahora se realiza con toda la normalidad del arbitrio.

Leonor está con nosotros y ahora queda entonces esperar aquel otro desgarro que se nos presentará furioso.

2 comentarios:

Pamela dijo...

Conmovedor. Espero que Leonor, sus hermanitas y su madre estén todas muy bien aprendiendo a convivir. T saluda una magallánica en Montevideo.

Mauricio Osorio Pefaur dijo...

Gracias Pamela. Están todas bien. Hoy me han estrujado hasta no hace mucho (son las 23:45 acá) se desquitaron después de una semana que anduve medio desaparecido por el trabajo.

Leonor ya ríe y se alborota para gorgear. La vida se ilumina pese a las escarchas que ya se nos instalaron para este invierno.